Poniendo Caos en el Orden…

“Así esperamos ese momento que el mundo llama noche,

porque marca el ocaso de sus esperanzas,

y que llamamos mañana,

porque entonces el Lucifer divino se levantará en nuestros corazones”

León Bloy, Incendium Amoris – Introducción al libro de Ruth

 

El caos y el orden siempre han sido una parte vital de todas las cosmogonías, teorías, visiones, mitos y leyendas del mundo.

Citemos algunas de ellas.

En la Grecia Antigua se decía que del caos nacen los dioses.

En China, se asocia al caos con círculo y con la serpiente que se muerde la cola, llamando al caos “el huevo cósmico”.

En los textos dela Cábala, se dice que Adam Kadmon surge del caos.

En los textos tibetanos como el Libro de Dzyan, se dice que en el caos está Todo lo que espera llegar a ser.

Entre los pueblos sumerios se decía que el Eufrates y el Tigris nacen de las aguas negras y caóticas de las altas montañas.

Según la Biblia, en el Génesis se dice que el cielo y la tierra son creados de la fuerza activa de Dios que se mueve en el caos.

Para Platón, el caos es la fuente de los Arquetipos de los cuales procede todo lo creado.

Entre las tribus nómadas norteamericanas, hay un dios llamado Manitú quien surge de la noche sin estrellas como boca de lobo, hermosa alegoría con que representan al caos.

Entre las leyendas y mitos nórdicos, está la del gran abismo congelado llamado Ymir, que es la fuente de los 2 elementos primordiales.

Entre los elementos que auspician el caos, está el agua, el gran disolvente, y deberíamos recordar que estamos en la era de Acuario. Esto implica una modificación en la consciencia individual, por tanto, en la colectiva.

La crisis es una manifestación del caos, porque indica que el modelo de orden establecido ya no da más y que debe modificarse el paradigma existente.

Hay crisis, social, económica, política, educativa, del lenguaje, religiosa, institucional, personal, de ciudad, de país, regionales, mundial, del ecosistema, de las relaciones con la naturaleza, militar, de pensamiento, de liderazgo, de dirección, de valores, de soluciones, de todo.

“Haz lo que tu quieras es el Todo de la Ley” es el lema de la Libertad hacia la confrontación asociada al caos.

El caos es creación, reordenación, recreación, movimiento, sinergia.

Es el método como la vida reinicia o recicla sus energías.

El caos requiere de 2 fuerzas en interacción, conflicto u oposición para actuar.  Con una sola fuerza no se puede dar el Caos.

La tercera fuerza, la que sintetiza, estabiliza y equilibra es la del Orden.

Para que haya una nueva creación, se requiere el desequilibrio, el rompimiento del orden, que nuevamente se desestabilice la polaridad.

¿Provee el orden libertad?  Hay quien cita el ejemplo del grafito que son moléculas de carbono desordenadas, y del diamante que son moléculas de carbono ordenadas. Claro que el diamante cuesta muchísimo más y, en apariencia, es mucho más hermoso que el grafito, en cambio, el grafito permite escribir.  Depende de a que da más valor cada persona.  Personalmente, prefiero el grafito, con el que escribo y dibujo, que da el calor necesario para la obra creativa, a la fría y frívola belleza del diamante.  Obviamente, las señoras no piensan lo mismo.

Alguna vez, leí en un texto de Jorge Angel Livraga, que el orden es como los militares y el caos como los hippies.  Me parece que está acertado, y ojalá hubiera más hippies que militares en este planeta.

El orden permite DESENVOLVER o DESARROLLAR toda una doctrina de existencia.  En efecto, así es.  Pero esa doctrina necesita una materia prima y un trabajo sinergético  para iniciar su movimiento.  Eso es lo que provee el caos.

Me parece, por lo tanto, que la existencia personal y colectiva se mueve en una onda sinusoidal donde el caos marca la posición del valor 0, y el orden marca la posición del valor 1.

La mayor parte del tiempo, la vida debe discurrir en un semi-equilibrio entre los dos valores polares, ya que el mayor recorrido de la onda pasa entre la consolidación y ascenso de las fuerzas desde 0 hacia 1, y, cuando se ha llegado al ideal de orden propuesto, empieza otro recorrido largo de decadencia desde 1 hacia 0, para gestar un nuevo caos que resultará en un nuevo sistema, esta vez, contrario u opuesto al anterior, y que va de0 a-1, el clímax de esa tesis y el camino de reacción y liberación del mismo, que lleva hacia otro caos, para iniciar nuevamente el ciclo, pero en un nuevo nivel o forma.  Así trabaja la evolución.

¿Es el caos malo? La misma pregunta podría hacerse del orden.  Pero ni el caos ni el orden son buenos ni malos.  Simplemente son dos instancias de la evolución propicias para una u otra coyuntura.

Cuando se requiere que haya cambios fundamentales de cualquier estructura, que se produzcan nuevos movimientos, que hay regeneración y renovación de formas de pensamiento y de actuación, por ejemplo, es necesario que impere el caos.

Por otro lado, cuando se necesita la estabilidad para el desarrollo de una nueva idea, la implementación de una nueva estructura, el desenvolvimiento de un nuevo paradigma, es el orden el que debe tener el control.

Recordemos que para el caos siempre se requiere de 2 energías o fuerzas, una en un sentido (por lo general, la que debe eliminarse o reestructurarse) y otra en sentido diferente u opuesto (la nueva visión o paradigma que pugna por nacer).

Sea que una u otra haya vencido, asomará una fuerza vertical que moverá todo hacia un cambio, que se vuelve necesario.

Es en este momento que se requiere la tercera fuerza sintetizadora del orden, para que tome esa energía nueva y vertical y la desarrolle en forma horizontal.

La cruz simboliza de manera perfecta esa simbiosis. El travesaño vertical que marca el fruto creativo generativo del caos, y el travesaño horizontal que indica el tiempo desarrollador y organizador del orden.

Por lo general, el caos no requiere de mucho tiempo para su acción, sino que es explosivo, instantáneo, inmediato.  El orden requiere de tiempo para su actuación. Por eso, históricamente, se percibe más la acción del orden que la del caos.

El caos es como la cirugía y el orden como la rehabilitación.

Es menester aclarar que el orden no es como lo han pregonado o mostrado los entes que manipulan el poder.

El orden es como la formación en V que tiene una bandada de gansos cuando emigran, o como el orden de un reloj de precisión.

El orden es dar a cada persona, animal o cosa, la posición para la que está preparada, permitir su actuación bajo ciertos parámetros generales, y respetar su libre albedrío para actuar de la manera más eficaz, coordinada y consciente, en beneficio propio y de los demás.

Por eso creo que el orden tiene más que ver con la concepción anarquista que con cualquier otra cosa.

Lastimosamente, quienes han tenido el poder en el gestar y ordenar, han tomado solamente ciertas partes de la filosofía del orden y la han aplicado para beneficio propio, pero no de los demás, y han abusado de ciertas facetas del modelo, al igual que los procesos caóticos siempre han sido acaparados por unos pocos para beneficio propio.  Por esa razón, los procesos evolutivos de la sociedad, no han sido los más adecuados para la mayoría. Con cuanta mayor razón, el proceso evolutivo del ser ha sido bastante defectuoso.

Eso imposibilita hablar de fraternidad, peor aún de igualdad, y ni que decir de libertad.

¿Qué hacer entonces?

Se precisa de un nuevo movimiento caotizador auspiciado por las energías del tríptico fundamental LIF, para generar una fuerza que se oponga a la actual, y cuando se haya dado la creación de esos arquetipos, tomar las riendas del proceso organizador subsiguiente.

Hay que saber cómo, cuándo, dónde, con quién, en quién, con qué, en qué y porqué utilizar esas dos energías.  Ahí está la sabiduría.

Para eso, la primera tarea es “Hombre, conócete a ti mismo”.  No podemos extender hacia fuera lo que no tenemos por dentro.

Bajo esta perspectiva, el objetivo de los trabajos iniciáticos a través de escuelas y hermandades esotéricas adquiere fuerza, validez y actualidad, ya que consiste en el perfeccionamiento del hombre para que este, a su vez, perfeccione su entorno, respetando esa secuencia: primero el hombre, luego el entorno.

No resulta eficiente ni provechoso el querer ir perfeccionando las dos cosas al mismo tiempo. Un proverbio árabe reza: “No se pueden montar dos camellos al mismo tiempo”. Primero lo primero, y eso es, organizar nuestro mundo interior, hasta cierto nivel de despertar de conciencia, al menos.

Peor aún si aspiramos a perfeccionar el entorno para que de rebote nos llegue la perfección a cada uno de nosotros. Es como pedirle a un estudiante del jardín de infantes que haga una neurocirugía, y esperar que al final podamos aplaudirle.

Para eso, es imprescindible dejar de vivir aferrados al mundo de las apariencias tranquilizadoras en que nos han aprisionado dos siglos de reduccionismo materialista y sus teorías doctrinales de un orden irrealizable.

Esa primera decisión es el caos primigenio que dará nacimiento a nuestro nuevo ser interno.

Ese es el sentido de los grandes mitos del fuego y de la luz, de la iluminación, de la liberación, de la regeneración de la vida, a saber, Prometeo, de Baphomet, de Lucifer.

Prometeo nos indica que hacer.

Baphomet nos indica como hacerlo.

Lucifer es el sendero para realizarlo.

Hay que robar el fuego a los dioses.  Hay que quitar lo que da poder a los poderosos. Hay que igualar a los hombres con los dioses, o a los dioses con los hombres, entregando en un acto caótico consciente, el secreto del poder, aunque haya que esperar a Hércules para que nos libere de la segura persecución y tormento que ello conlleva.

Hay que encontrar a nuestro Prometeo interior y que nos entregue el secreto del poder, robarlo, usarlo.  Solo entonces aparecerá nuestro Héroe interior, nuestro Hércules interno quien nuevamente desafiará a los dioses, al terminar con la maldición del orden impuesto por ellos y sus incomprensibles castigos a quienes se atreven a desafiarlos.

Baphomet nos habla con su cabeza pentálfica, indicándonos la manera dual de encontrar la Luz que nos guíe hasta el Olimpo, para allí robar el fuego creador.

Lucifer es quien nos da la Luz para llegar a ese secreto y esa, hay que buscarla en la más densa oscuridad.

Cuando nos hayamos decidido a dar ese salto cualitativo, poniendo en movimiento dos de los factores indispensables para la iniciación real, a saber, el deseo y la voluntad; entonces debemos empezar a recorrer el sendero de la oscuridad del Norte, que nos enfrentará a las consecuencias de esa explosión creativa que llamamos “piedra bruta”, y empezar a desbastarla, o sea, ordenar nuestra psiquis y nuestra personalidad, eliminar todo lo denso que no permite brillar a nuestra llama interior.  Este es un proceso de orden que, junto al proceso inicial, nos proveerán de una nueva visión del ser, del mundo, de la vida, del cosmos.

Por lo tanto, considero al caos el momento luminoso y fugaz, y al orden el sendero oscuro y prolongado, los cuales, juntos, llevan al nacimiento del Nuevo Ser, del Nuevo Hombre, y por consecuencia, del Nuevo Orden Secular.

Se requiere de esa nueva visión esencial para poder descubrir otras alternativas que provee la evolución, ya que sin ella, estaremos ciegos ante ellas, aunque se posen frente a nuestras narices.

Si no hay ese trabajo, será como una casa con la misma fachada destartalada y con malas y peligrosas estructuras, a la que hemos dado una manito de pintura con otros colores y con una marca de pintura que, según el vendedor, es con la que se pintan las hermosas y exclusivas mansiones de Miami, y pretender que con eso ya tenemos una nueva casa, más habitable y segura que la anterior, e incluso, que estamos en Miami.

Carece de toda lógica y certeza de éxito, el que pretendamos buscar alternativas reales sin antes haber desbastado nuestra piedra bruta y sin haber redescubierto al hombre interior y todo el potencial de la fuerza espiritual que posee en su interior, sin habernos revitalizado con ella, haberla vivenciado, permitiéndole que nos vivifique y así llegar a una verdadera conexión y comprensión de la naturaleza.

Pero si, por el contrario, nos centramos en la vía y el avance iniciáticos verdaderos, podremos finalmente, crear el Nuevo Orden Secular.

En el Nuevo Orden Seglar, los Dioses Exteriores, sea del calibre y del tono que sean, humanos o divinos, ya no impondrán su orden y voluntad en y entre nosotros, sino que cada uno de nos, seremos los gestadores y desarrolladores de nuestro propio orden y del orden colectivo.

Entonces, no necesitaremos dioses, porque seremos dioses.  Ese es el objetivo del sendero luciferiano de la iniciación.

Ahora, ¡el gallo ha cantado!.

La hora ha llegado…

Es tiempo de despertarnos.

Es hora de rebelarnos.

Es el instante para ponernos de pie.

Es el momento de vivir el lema iniciático: HOMO EST DEUS.  Hombre, eres Dios.

Victor Izurieta

Anuncios