El Sendero del Retorno al Uno

Ningún símbolo es más adecuado para ilustrar el sendero de retorno a nuestra Patria Celestial y los trabajos de autorrealización propios del candidato que el tabernáculo construido y transportado por los israelitas durante los 40 años de vagar por el desierto, luego de su liberación de Egipto, cruzar del Mar Rojo, ser seleccionados en el monte Hebrón (Sinaí) y antes de ingresar a la tierra de Canaán, la tierra prometida.

Este símbolo es importante pues en base a este se desarrollan los símbolos posteriores: El Gran Templo de Salomón, la cosmogonía y teogonía de la Cábala (Kabalah) y el drama del Cristo.  Como respaldo de este gran símbolo tenemos la Gran Pirámide de Egipto, testigo del drama cósmico universal e individual.

Sección del Tabernáculo
Tabernáculo de los hebreos

Empecemos entendiendo los sitios mismos y símbolos de qué son:

EGIPTO.-  EL mundo alejado de sus mundos espirituales, internos, esclavizado a la materia (Cuando Cristo era un niño también debió descender a Egipto y de allí fue “llamado” por su Padre) (Malkuth, el Reino en la Cábala) (El pasaje inferior y el Pozo en la Gran Pirámide)

CANAÁN.- El mundo espiritual, nuestra Patria Celestial (donde Cristo realizó su ministerio) (Kether, la Corona en la Cábala) (La Cámara del Rey en la Gran Pirámide)

ISRAEL.- El pueblo escogido, aquellos que son liberados de su esclavitud a la materia y avanzan en su camino hacia sus mundos internos, el candidato en los misterios, Aquel que toca la puerta aún vendado, descalzo y guiado por quien ya conoce el camino (Moisés, Cristo, Krishna, etc.) (Cristo hasta los 30 años de edad) (Los 32 senderos de la Cábala)(El paso por las galerías de la Gran Pirámide)

40 AÑOS.- El peregrinaje que hizo Israel para entrar a Canaán.  Igualmente el candidato debe peregrinar durante 4 x 10 (4, el mundo, los 4 puntos cardinales, la materia) años/días/períodos (durante un ciclo completo {1 y 0, los 2 aspectos de la creación, lo positivo y lo negativo, el hombre y la mujer, Jakin y Boaz, la nada [0] y la generación [1]})  40 días subió el Mediador, Moisés al Sinaí a “recibir la Ley”.  40 días estuvo Cristo en el desierto y al final tuvo las tentaciones y finalmente se le “abrieron los cielos”. 40 períodos debe pasar para que el candidato engendre sus cuerpos internos que le permitirán acceder a “los cielos”.

LOS LEVITAS.- La tribu escogida que estaba separada para el servicio relacionado con el tabernáculo y otras tareas sagradas.  No obstante, estaban fuera del tabernáculo y no podían acceder a la Corte, pero ellos eran los únicos que podían transportar los enseres del mismo.  Aquel que recibe “el llamado”, que percibe que hay “algo más” aparte del mundo material, que abre su visión”, debe empezar con trabajos preparatorios para poder acceder a cosas internas, profundas y la mayoría tiene que ver con la forja de su personalidad, representada por el trabajo físico que efectuaban los levitas.

LOS SACERDOTES.- Eran levitas de la familia sacerdotal de Aarón, el hermano de Moisés.  Los 2 representan los 2 aspectos de un iniciado, sacerdote (Aarón) y regente (Moisés, líder, rey) de sus actos y a través de los cuales han atravesado la puerta y ahora tienen percepción de las realidades superiores.  Estos eran los únicos que podían efectuar los trabajos relacionados con la adoración dentro de la Corte e incluso podían llegar hasta el Santo y alimentarse de los panes, disfrutar de la luz del candelabro y ofrecer incienso.

EL SUMO SACERDOTE.- Aarón o uno de sus hijos (solo había uno) y era el único que podía acceder al Sancta Sanctuorum, donde ofrecía la sangre ante el Arca de la Alianza que reposaba en el centro del compartimento interior y en el centro del Tabernáculo.

El recorrido en el Arbol de la Vida desde Malkuth hasta Kether nos permite apreciar los varios elementos que conforman el recorrido símbolico del peregrinaje del iniciado hasta su retorno ante su Padre.  Este es un trabajo individual.  Nadie puede darnos recorriendo el camino que el Cristo dijo que era “un camino angosto”.

Arbol de la Vida

Primero, debe abrir su visión a las realidades espirituales, internas, superiores y empezar la forja de su carácter (levitas), hasta que un día está preparado para enfrentarse a los misterios menores.  Este debe ser un acto consciente, no involuntario (el drama del rey Arturo y la aventura del Santo Grial es un buen ejemplo de presentación inconsciente [Sir Parsifal] y consciente [Sir Galaad]) de presentación, consagración (cómo lo hicieron los hebreos (la circuncisión) antes de cruzar el mar Rojo.  Cuando lo hubieron hecho, debieron realizar un bautismo (el cruce del mar Rojo) en agua (que simboliza la muerte para lo que eran antes y nueva vida a su nueva realidad espiritual, Cristo también lo hizo a los 30 años y antes de ir al desierto).  Es significativo que el mar Rojo mató a los egipcios (nuestros apegos carnales y mundanos) y marcó una nueva vida para los israelitas (el nacimiento a una nueva condición).

El área del tabernáculo constaba del Tabernáculo y la Corte.

La corte era un rectángulo compuesto de 2 cuadrados rodeado por lino blanco y oculto a la vista profana de aquellos que no eran sacerdotes.  En el centro del primer cuadrado estaba el Altar de Ofrendas y en el centro del otro estaba el Arca de la Alianza relacionando íntimamente los 2 símbolos.  El tabernáculo estaba en el segundo cuadrado y era un rectángulo proporcional que constaba de 2 compartimentos: el Santo y el Santísimo (Sancta Sanctuorum).

En la Corte estaba el Altar de las Ofrendas y entre este y el tabernáculo estaba la Palangana con agua para limpieza de quienes oficiaban allí.

Para acceder a la Corte existía una puerta (del doble de ancho que el velo y la cortina) que permitía un acceso no muy difícil al interior.  Ante esa puerta debían presentarse los animales que iban a ser sacrificados en el Altar.  Igualmente, el candidato que desea sacrificar sus instintos, pasiones y anhelos animales debe estar de pie ante esta puerta y llamar.  Esto marca su iniciación en los 9 (número del hombre) misterios menores (Cristo no necesitó mucho tiempo para pasar por ellos pero los hizo cuando estuvo en el desierto y fue tentado, allí sacrificó cualquier deseo inferior que tuviera) (La sephira Yesod, la Base en la Cábala) (El camino desde el pozo hacia las cámaras superiores en la Gran Pirámide).

Cuando se le permite el acceso, le es permitido realizar sacrificios (transformar su personalidad [el plomo de los alquimistas, la piedra sin labrar] a través de la muerte mística) y efectuar una limpieza de su real Ser.  A través de esto desarrolla sus cuerpos superiores que dominarán su personalidad inferior (el niño de oro [el oro de los alquimistas, la piedra cúbica, el carro del triunfo del tarot])  Esta formidable lucha fue simbolizada por las tentaciones de Satán a Cristo, el azufre y el mercurio de los alquimistas, San Miguel y el Dragón en la cosmogonía católica, las sephiroth Hod y Netzach de la Cábala) (El Hoyo en la Gran Pirámide, la fase negra del proceso alquímico)

Cuando efectúa el sacrificio final (la crucifixión final del hombre material, la sephira Tipheret en la Cábala, el descorrer el velo en el Tabernáculo ) se accede a los misterios más profundos del Universo, los 5 misterios mayores (el hombre del pie, el iniciado.  “Miren. El hombre” dijo Pilatos de Cristo antes de entregarlo para su crucifixión)

Conforme avanza en su periplo, su campo de acción es más espiritual (El Santo)  pero para acceder a este debe haber aprendido a mantener el perfecto equilibrio entre la justicia y la severidad (Jakin y Boaz, las columnas del templo de Salomón, los senderos izquierdo y derecho en el árbol de la vida de la Cábala) y avanzar por ellos (la puerta del templo, la senda recta, el sendero del filo de la navaja, el pilar central del árbol de la vida en la Cábala).  Cuando así lo hace accede a nuevos conocimientos y una iluminación superior, distinta, lo que le permite efectuar otro tipo de servicio a su Padre.  Esto se representa por los panes de la mesa de la preposición, el candelabro y el altar para el incienso. (Las 3 sephiroth superiores: Daath, el oculto, Binah y Chockmah.  El arcano 0 o 22, el Loco en el tarot, la fase roja del proceso alquímico).

Finalmente, cuando sacrifica y renuncia a su condición terrena, se rasga la cortina del Santísimo (cuando murió Cristo) y se puede acceder a los mundos superiores con el cuerpo espiritual adecuado, ante la presencia del Padre (El Arca que era iluminada por la luz milagrosa Shekinah a donde el Sumo Sacerdote, el elegido, el escogido, el ungido, el iniciado ha llegado para ofrecer su sangre a favor de si mismo y del resto, el cofre en la Cámara del rey en la Gran Pirámide, la sephira Kether en la Cábala, la fase blanca en los procesos alquímicos) empezando una nueva fase de trabajo en pro de iluminar al resto de la humanidad.

Solo así se llega a ser “piedra angular” (la cúspide o corona de la Gran Pirámide) dentro del Templo del Padre.  Esta piedra que es la primera en ser hecha, puesto que es el molde o modelo a seguir, representa al iniciado, que generalmente es desechado, despreciado, burlado, ya que es colocada a un lado por los constructores y solo es ubicada al final, cuando se ha concluido la obra y esta marca el remate final de la construcción piramidal.  El alfa y la omega, el principio y el fin, el primero y el último.

El inicio de la senda estrecha y el final de la misma, el iniciado, el hombre, uno mismo.

 Victor Izurieta

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s